Cómo Vencer A La Desidia

desidia“Mañana lo hago”… ¿te suena conocida esta frase?El significado de Desidia es cuando pospones y pospones las cosas, dejándolas para el último momento… y muchas veces, más allá del último momento.

Desafortunadamente ésto es algo que es muy común en la mayoría de los Empresarios de Multinivel o Networkers:

A última hora se dedican a lavar la ropa, arreglar el carro de un problema que ya tenía tres años, ponerle atención a otras personas que vienen con otras oportunidades de negocio, tomarse un día de descanso, hacer cosas que nos hacen ver ocupados, de repente surgió una diarrea, o se enferma un familiar, o cumple años la abuelita, a buscar otro trabajo, etc. cualquier cosa, pero el hablar con los contactos o ir a hacer una presentación (o algo quizá más urgente) se pospone para “después”.

Hay algo que necesitas saber: el mal hábito de la desidia se puede cambiar.

Déjame primero te digo la razón de por qué surge la desidia y después te sugeriré algunas técnicas para vencer este problema.

EL POR QUE

Si hiciera aquí una lista de las razones, probablemente tendríamos una lista interminable.

Pero todo se viene resumiendo en una simple razón:

La desidia se da porque es la manera natural e inconsciente del ser humano para protegerse de sentimientos negativos a futuro.

Cuando una tarea que tenemos qué hacer es difícil o estresante, tenemos una sensación de inconformidad adelantada sobre ese evento… algo llamado MIEDO.

El miedo es realmente la fuente natural de la desidia… pero a un grado subconsciente, que no se da cuenta o no se ve de esa manera.

La gente no quiere salirse de su zona cómoda.

El ir a hablar directamente con una persona acerca de la oportunidad de un negocio Multinivel, hace sentir esa INCONFORMIDAD interior tan sólo con pensarlo de antemano… especialmente con los nuevos en esta industria.

Surge el miedo al qué dirán… al rechazo… a la burla.

Aún y cuando realmente no queremos dejar las cosas para después, optamos por dejarnos llevar por lo fácil, lo inmediato, lo menos doloroso… por eso tendemos a hacer otra cosa que nos evite el momento incómodo.

Cuando dejamos las cosas para después, tratamos de conservar energía posponiendo la tarea que debemos de hacer.

Sin embargo, no nos damos cuenta que a la larga vamos a gastar mas energía.

Estos son algunos de los problemas que surgen cuando dejamos las cosas para después:

• Sentimiento de culpa

• No se disfrutan otras actividades porque se está pensando en el pendiente

• Sentimiento de frustración

• Sentimiento de holgazanería

• Autocrítica

• No se termina lo que se empieza

• Fatiga

• Dejar que las circunstancias controlen tu vida

• Emplear horas para solo PENSAR acerca de la tarea que se tiene qué hacer

• Dejando pasar tiempos limites

• Crear excusas

 

VENCE A LA DESIDIA

Quizá la mayoría de todos nosotros ya sabemos lo que es todo ésto, y nos damos cuenta de lo drástico que pudiera ser el sacarle la vuelta a lo que tenemos qué hacer.

Pero, ¿qué tal si hubiera una manera de vencer la desidia inmediatamente?

¿Qué tal si lo que tienes que hacer se pudiera lograr fácilmente y te sintieras a gusto haciéndolo?

Lo harías mas rápido, ¿cierto?

Lograrías más cosas y te sentirías mejor ¿verdad?

Te voy a compartir un método muy interesante que te hará sentir más confiado haciendo la tarea indicada, de una manera fácil y sencilla. Practícala y domínala.

Este método para vencer la desidia se llama:

DIVIDE Y VENCERAS

1) Escoge una actividad que has estado deteniendo últimamente o que quizá has estado pensando en ello constantemente.

2) Escríbela en un papel.

3) En el primer renglón escribe el objetivo final.

4) Divide ese objetivo en pasos. Los pasos necesarios para llegar ahí. Pueden ser inclusive diez, quince o veinte pasos. No importa.

5) Lee el último paso que escribiste (el primero a realizar) y pregúntate: -¿Es ésto algo que me va a hacer sentir bien? -¿Es ésto algo que puedo hacer fácilmente?

6) Si la respuesta es SI, conquista esa meta. Ya. Aquí y ahora.

Si la respuesta es NO, entonces divide y conquista esa pequeña meta.

7) Después de completar la meta, felicítate a ti mismo y continúa en el paso siguiente de tu lista.

Repite este proceso de dividir y conquistar metas cuantas veces creas necesario, hasta que llegues a conquistar cada paso sintiendo que pudiste hacerlo fácil y con confianza.

HAZLO y felicítate por cada paso avanzado.

 

Este proceso de conquista de metas realmente trabaja; porque nos deja completarlas, aun frente a las tareas más temibles; dividiéndolas en partes únicas, enfocadas y manejables, las cuales van a llenar nuestro deseo humano de sentirnos satisfechos y confiados.

Cuando completamos tareas a través de una secuencia gradual, nos hace verlas fáciles y realmente posibles.

Adicionalmente, nos sentiremos BIEN porque habremos logrado un progreso visible.

Sentiremos gratificación inmediata al finalizar cada pequeño paso.

Cada paso que se completa, crea entonces un efecto positivo incrementando nuestra autoconfianza y haciendo más fácil de realizar el paso siguiente.

Quizá alguna vez escuchaste decir la máxima de: “¿Cómo te comes un elefante?: De mordida a mordida”.

Lo mismo pasa con cualquier cosa que tengas qué hacer:

Paso a paso

Un abrazo Tito Lalvay

Leave a Reply